El invierno en Groenlandia

Para mucha gente, las primeras imágenes que vienen a la mente al pensar en el territorio groenlandés, es un montón de icebergs, tal vez poblados de osos polares, en un frío que no te permite abrir los ojos y gente habitando en un iglú. Habrá que venir mínimo un par de veces para darse cuenta de que con una sola visita a Groenlandia, no se termina de explorar todo lo que esta enorme isla ofrece a los viajeros.

Groenlandia en invierno

Paseo en trineo de perros

Las experiencias siempre dependen del mes en el que quieras viajar a estos mágicos rincones del ártico. Un paseo en trineo de perros es muy peculiar en Groenlandia, donde los perros son más grandes, peludos y fuertes que en ninguna otra región de círculo polar.

Cabe mencionar que los Inuit usan los trineos como medio de transporte durante las largas temporadas de invierno en las que los fiordos se congelan y no es posible visitar los asentamientos en barco, o tampoco es posible llegar por vía aérea.

Es así como los paseos en trineo de perros son de vital importancia para la comunicación entre los pueblos pequeños. Comparto imágenes de los paseos que realicé en Kangerlussuaq e Ilulissat.

Groenlandia en invierno

Groenlandia en invierno

Auroras boreales

Aquí tienes la oportunidad de tener experiencias de ensueño, empezando por las altas probabilidades de ver auroras boreales en cuanto la noche llega, Groenlandia es un buen lugar para hacer este sueño realidad sin necesidad de alejarse de la contaminación lumínica que tienen los poblados.

Estando en Ilulissat tuve la gran suerte de verlas y he aquí las imágenes de las auroras boreales, incluso con la luz de la ciudad, y la luz que rebotaba de la nieve. Hau otros tours disponibles con raquetas de nieve, motonieves, pasos en barco, caminatas o trineo de perro para cazar auroras boreales.

Groenlandia en invierno

Groenlandia en invierno

Icebergs

En algunas partes de Groenlandia es posible navegar entre icebergs en cuanto los fiordos comienzan a descongelarse. Una de las mejores experiencias que tuve, fue al oeste de Groenlandia, a finales de marzo, cuando aún había mucho hielo en el fiordo de Ilulissat, pero el barco pudo romper el hielo que se había formado cerca del puerto.

Una vez que cruzamos la capa de hielo sobre el mar, pudimos navegar y recorrer el fiordo y disfrutar de un paseo entre gigantes bloques de hielo que asemejaban a una ciudad de cuento con edificios helados, teñidos de azul y blanco, haciendo del paisaje una paleta de colores que iba del azul marino, el azul del hielo, el azul cielo y el cielo blanco cubierto de nubes.

Groenlandia en invierno

Groenlandia en invierno

 

La nieve

Independiente a todo lo que te puedes encontrar en el ártico, también es un deleite caminar por las calles cubiertas de nieve, la capa que moldea los tejados de las casas, disfrutar las nevadas, la velocidad que lleva la nieve al caer, y la forma detallada que define a los copos de nieve.

No se trata solo de disfrutar los paseos, sino de saborear el lugar, de aprender de él, la importancia de adaptarse al clima, a lo que implica hacer que todo funcione en un lugar tan remoto, y de valorar el momento.

Groenlandia en invierno

 

Groenlandia en invierno

Aquí una probada del paseo en trineo de perros. 

 

Contact Gabriela